Cosmética,  Sin categoría

Sarah Becquer – Sofistica tu belleza

Quería retomar el blog, y volver a empezar presentando a Sarah Becquer me ha parecido una idea genial.

Te cuento un poco más sobre una de las mejores marcas que puedes encontrar en Sandra Serensi. Sarah Becquer es una marca que quiere llevar tu rutina de belleza a otro nivel. Para conseguirlo juega con los aromas y las sensaciones que nos provocan sus productos con principios vegetales, presentados en su mayoría en frascos de cristal elegantes y sofisticados. ¡Sin duda harán que tu rutina beauty te de 0 pereza y la disfrutes al máximo!

Antes de entrar en materia y explicarte sus productos e ingredientes, quería contarte que yo misma utilizo Sarah Becquer, ya que es una marca con la que conecté desde el principio, y que por supuesto si te gustan las rutinas más holísticas y sofisticadas te la recomiendo al 100%.

Ahora sí, una Sandra (emocionada) Serensi empieza con su primer post en mucho tiempo, ¡espero que lo disfrutes!

Por el momento Sarah Becquer, solamente cuenta con cuatro productos de cuidado facial (aunque ya te adelanto que en muy poquito hay novedades), y varios complementos de tocador preciosos.

Limpieza facial, el primer paso que no puede faltar

Cleasing Oil

Sin duda, el Cleasing oil, es uno de sus productos estrella. Es un aceite limpiador de textura densa que hará que puedas utilizarlo fácilmente como un bálsamo limpiador. Está formulado con una mezcla de aceites de Argán, Jojoba y Almendras, de manera que a la vez que desmaquillas tu rostro también lo estarás hidratando. Su olor es suave y envolvente, y dejará tu rostro 100% limpio y sin maquillaje.

Y ahora te cuento cómo aplicarlo, para que no cometas el mismo error que yo, que a veces soy un poco bruta y ¡me puede la falta de tiempo! Aplica una avellana de producto en tu mano y masajéalo por el rostro para fundir el maquillaje (¡Solo rostro, nada de ojos! que yo me vine arriba y aunque lo pone claramente yo a la mía), después emulsiónalo con un poco de agua, se convertirá en una leche limpiadora que podrás retirar perfectamente con una muselina humedecida, o bien aclarar con agua.

Y aquí mi resumen de la experiencia: elimina genial el maquillaje del rostro dejándolo hidratado y nada tirante, huele muy muy bien, su textura me encanta ya que prefiero los bálsamos a los aceites, se retira fácilmente con una muselina humedecida.

Lo encuentras en dos presentaciones, una preciosa en cristal con dispensador, y otra muy práctica en un tubo de plástico, las dos con la misma cantidad, 100ml.

Restoration Balm

Aquí voy a ser poco imparcial, ya que es mi producto favorito de la marca. El Restoration Balm, limpia, exfolia e hidrata tu piel él solito.

Formulado sobre la base del Cleasing oil, por lo tanto, también contiene los aceites Jojoba, Argán y almendras dulces, y su olor es el mismo. Lo bueno, es que contiene también polvo de albaricoque que permite hacer una exfoliación física suave, que al contacto con el agua se convierte en una leche limpiadora suave. Mi recomendación es que lo utilices una vez en semana o incluso semana sí, semana no, para no sobre-exfoliar tu piel.

Masajea una pequeña cantidad sobre la piel seca haciendo círculos, puedes dejarlo actuar unos 5 – 10 minutos a modo de mascarilla y retirarlo con una muselina o bien emulsionarlo directamente con agua tibia y retirarlo. A mí como más me gusta es utilizarlo como exfoliante/mascarilla de vez en cuando. Por eso lo utilizo con el rostro ya limpio y desmaquillado. La piel sea como sea que lo utilices, queda súper suave, sin tirantez y sin efecto graso. Además, deja un aroma suave que te encantará.

Lo encuentras en su presentación más práctica, en un tubo de plástico con 100ml.

Los aceites faciales, son un lujo que debes probar

Recovery Oil

Es un aceite facial concentrado compuesto por siete aceites esenciales y vegetales. Es ideal para pieles secas y sensibles ya que gracias a su composición ayuda a reparar la barrera cutánea, y actúa como un potente antioxidante.

Entre sus ingredientes, destacan los aceites de peónia, de semillas de uva y del palmarosa, que son potentes antioxidantes que ayudarán a combatir los radicales libres. La marca recomienda utilizarlo como reparador de la piel, ya sea en invierno, o en verano después de un día de sol o bien cuando es época de alergias para clamar la piel alterada. Además si vives en una ciudad, es un must para combatir los radicales libres que se van acumulando durante todo el día debido a la contaminación.

Mi opinión personal sobre el Recovery Oil, es que me gusta mucho la composición que tiene, se absorbe rápido y es ideal para darte un capricho cada noche. Su olor es difícil de describir, pero sería como “especiada”, a mí me recuerda a olores de Sri Lanka / Oriental / Inciensos.

Lo encuentras en una presentación que además de bonita es muy práctica. Se trata de un bote de cristal con un gotero dispensador que te deposita la cantidad necesaria para el tratamiento. Contiene 30ml.

Nutrition Oil

Es un aceite facial con propiedades nutritivas y anti-edad, con activos concentrados antioxidantes, reparadores e hidratantes que dejarán tu rostro radiante. Entre sus ingredientes destacan los aceites de semilla de cilantro, el de jojoba y el de pepita de uva, que son ideales para todo tipo de piel. Gracias a estos activos, se estimula la síntesis de colágeno y elastina, y gracias a su acción antioxidantes ayuda a evitar el envejecimiento celular prematuro derivado de los radicales libres.

¿Y yo qué te cuento? Pues que sin duda el Nutrition Oil es mi favorito de los dos. Es de acabado seco, y por eso puedes usarlo tanto de día como de noche ya que se absorbe súper rápido. De hecho, si tienes la piel mixta te recomiendo que lo pruebes, porque no te va a dejar sensación grasa y te va a encantar el resultado. Su olor me gusta mucho, ya que es más cítrico.

Lo encuentras en una presentación que además de bonita es muy práctica. Se trata de un bote de cristal con un gotero dispensador que te deposita la cantidad necesaria para el tratamiento. Contiene 30ml. 

Accesorios de tocador de ensueño

Y así es, porque en Sarah Becquer, a parte de unos productos de cuidado facial de 10, encuentras los accesorios de tocador más bonitos que he visto nunca.

Por un lado están sus muselinas de microfibra, que he podido probar y son una pasada. Muy suaves y se limpian muy fácilmente. Además vienen en una bolsa cosmética ideal para guardarlas y llevártelas de viaje.

Y también cuenta con unas diademas ideales para tu rutina de belleza. Yo te confieso, que también la utilizo para salir a cenar en ocasiones especiales, porque son preciosas.

Mi resumen final sobre Sarah Becquer

Ya te he comentado antes, que conecté con la marca al instante. La descubrí por instagram y me encantaron sus fotos, y su filosofía de marca. No sé si los sabes, pero soy una enamorada de los bálsamos desmaquillantes y de los aceites faciales, ya que por la noche me encanta dedicarme unos minutos a mí, y si todo huele bien y es bonito pues ¡mucho mejor!

Me encantaría que me dejaras tu opinión si has probado la marca, y si tienes cualquier duda sobre si sería el producto correcto para tí, ¡no dudes en preguntarme!

Y ahora sí, te veo (espero que sí) la semana que viene.

Un abrazo, S.

 

[/et_pb_text][/et_pb_column]
[/et_pb_row]
[/et_pb_section]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *